Tapicería, Restauración Textil, Rejilla y Enea

Tapicería, Restauración Textil, Rejilla y Enea

Restaurar Tapicería

El tapizado comenzó a cobrar importancia durante la Edad Media a la hora de decorar el interior de las casas de las clases más altas y en algunos casos poder mantener los espacios más cálidos, ya que se usaba como método de conservación del calor.
 
En el Siglo XVIII, fue cuando se acolcharon los primeros asientos, aunque era muy básico en un comienzo a finales de siglo desarrollaron técnicas para distribuir y dar forma al relleno de una forma más resuelta, usando técnicas que se han utilizado hasta la actualidad.
Hay varios tipos de restauración de tapicería entre los que podemos destacar los siguientes:
 
Pelota: Es un acolchado y una tela fijada mediante tachuelas, esta técnica se desarrolla durante el siglo XVIII y se mantiene hasta que aparecieron los muelles o resortes.
Muelles o Resortes: Cuando apareció ésta técnica los tapizados estaban ya disponibles en gran cantidad y podían llegar a todas las clases sociales. esta técnica además supone que se fabriquen unos muelles de mejor calidad y se desarrolle la técnica para mantener el tapizado fijo sobre asientos, respaldos, reposabrazos...

Restauración de Rejilla y Enea

Actualmente hay pocos artesanos que se dediquen a la Restauración de Rejilla y Enea ya que es un trabajo muy laborioso. Se ha de sustituir las partes rotas o bien retejerlas con gran cuidado y esmero para que tengamos un resultado óptimo. 
Share by: