Talla, Marquetería y Taracea

Talla, Taracea y Marquetería

Talla

La madera se talla mediante un proceso de desbaste y pulido, con el propósito de darle una forma determinada, que puede ser un objeto concreto o abstracto. El producto final puede ir desde una escultura individual hasta elementos decorativos trabajados a mano que forman parte de una tracería.
Desde las épocas más remotas la decoración de madera ha sido un arte destacado. La tendencia de la naturaleza humana ha sido siempre ornamentar cada artículo de uso ordinario. 
Es una actividad muy antigua y extendida. Algunos de los mejores ejemplos que subsisten de antigua madera tallada provienen de la Edad Media en Italia, Francia, donde los temas típicos de aquella época era la iconografía cristiana. En Inglaterra subsisten ejemplos de los siglos XVI y XVII, época en la que el medio preferido era el roble.
Para realizar la restauración de talla en madera se emplean herramientas especializadas como las gubias, eligiéndose maderas de alta densidad y que no se astillan fácilmente.
Sus aplicaciones son variadísimas, aunque su principal función es el ornamento. Se usa tanto a nivel arquitectónico como para el embellecimiento de objetos de uso cotidiano.

Taracea y Marquetería

La marquetería es el arte o técnica de chapar o embutir piezas de madera en una estructura formando patrones decorativos, diseños o fotos. 
 
Las técnicas de marquetería en madera fueron desarrolladas en Amberes y otros centros flamencos de lujo, como la creación de cómodas en el siglo XVI. Esta técnica fue adoptada intensamente en Francia después de la primera mitad del siglo XVII, para crear en la fábrica real, muebles de un lujo no visto antes, de Goelins, encargado de decorar el mobiliario del Palacio de Versalles y otras residencias reales de Luis XIV.
 
A fines del siglo XVII, llegaron a Inglaterra, pero en el clima anti francés, con gusto por muebles inspirados en técnicas chinas después de 1720. La marquetería tuvo un nuevo auge en Londres los últimos años de la década de 1760 como vehículo del neoclasicismo y del gusto por lo francés. Entre los ebanistas londinenses más destacados del período 1765-1790 figuraba Thomas Chippendale, y otros menos conocidos como John Linnell, el artesano francés Pierre Langloisy y la firma William Ince y John Mayhew.
 
La restauración de Marquetería se realiza con la misma metodología y piezas que las originales.

La restauración de taracea es una técnica artesanal aplicada al revestimiento de pavimentos, paredes, muebles, esculturas y otros objetos artísticos. En la labor se utilizan piezas cortadas de distintos materiales (madera, concha, nácar, marfil, metales y otros similares), que se van encajando en un soporte hasta realizar el diseño decorativo. Es un trabajo de incrustación. Entre unas piezas y otras hay un efecto de contraste que depende del color y la característica del material empleado.
 
Las combinaciones de piedras de distintas clases y colores se denominan mosaicos.
Se tiene noticia de trabajos de taracea de laépoca sumeria en Mesopotamia (3000 a. C.) y de la dinastía Ming (1368-1644) en China. Se difundió por Asia Menor (actual Turquía) y más tarde los romanos la adoptaron cuando entraron en contacto con el mundo helenístico. Los árabes introdujeron esta técnica en España, por eso taracea deriva de la palabra árabe Tar'sia, que significa incrustación. En la actualidad esta técnica perdura en Damasco y Granada.

Share by: